martes, 14 de febrero de 2017

Ana Saidi Rodríguez: "He sentido el rechazo y el odio de algunos compañeros por llevar el velo cuando trabajo"

Palma,14.02.2017,diariodemallorca.es,Felipe Armendáriz


La trabajadora de Acciona en Son Sant Joan, Ana Saidi Rodríguez. Diario de Mallorca

La trabajadora acoge con alivio el fallo judicial que estima su demanda de derechos fundamentales

Ana Saidi: "Cada vez habrá más profesionales que se llamen Mohammed o Fátima"Una mujer musulmana exige llevar velo en el trabajoLas empresas de Mallorca defienden negociar caso a caso el uso del velo islámico en el trabajo

Ana Saidi Rodríguez

Empleada de Acciona. Ana Saidi Rodríguez, la empleada de asistencia a pasajeros en tierra del aeropuerto de Son Sant Joan, celebró ayer con alivio la sentencia que estima su derecho a vestir el velo islámico mientras trabaja de cara al público. La demandante explica que algunos compañeros la han atacado a sus espaldas por llevar el hiyab.

Ana Saidi Rodríguez se mostraba ayer encantada y aliviada con la sentencia del juzgado de lo social que estima su demanda de derechos fundamentales contra Acciona, la compañía para la que desde hace años trabaja en el aeropuerto de Palma, y reconoce que puede portar el velo islámico (hiyab) cuando desempeña sus funciones de cara al público. Asegura que los días que ha portado velo desafiando a sus jefes no ha recibido quejas de los pasajeros.

La joven es hija de un musulmán ya fallecido y de origen no español y de madre española, pero también seguidora del Islam. Ana es musulmana desde que nació y ha luchado porque sus derechos religiosos se respeten en su centro de trabajo.

-¿Cómo se siente tras la sentencia que le da la razón y estima su demanda de derechos fundamentales?
-Bueno, bastante aliviada. Lo he pasado muy mal porque mis derechos religiosos han sido vulnerados y he sentido el rechazo de algunos de mis compañeros. La sentencia hace justicia porque los derechos fundamentales están por encima de unas normas sobre la uniformidad cogidas como excusa para prohibirme portar el velo.

-¿Ha sentido el vacío por parte de sus compañeros o superiores?
-Ha habido algunos de mis compañeros que, a mis espaldas, han hablado mal de mí y probablemente se han quejado porque portaba el velo. Ha habido un discurso del odio porque, quizás, no se medían las palabras. Todo ha sido a mis espaldas, pero otros compañeros me lo han contado. Por el contrario, otros compañeros me han felicitado por mi postura.

-¿Pero le han dicho algo desagradable cara a cara?
-No. La actitud ha sido muy cobarde, no me han dicho nada a la cara. Todo ha sido por detrás.

-¿Usted llegó a tener permiso para portar el velo islámico?
-Sí, mi superior directo en Palma me autorizó a vestir el velo, pero al día siguiente me lo prohibieron alegando que habían recibido órdenes desde Madrid (la sede central de Acciona).

"Mis derechos religiosos a portar el velo están por encima de unas normas de uniformidad"
-¿Qué hizo entonces?
-Empezamos a pedir el permiso oralmente y por escrito. También mandamos un montón de correos electrónicos, pero desde Madrid no han dado la cara.

-¿Qué razón le dieron para impedirle portar el hiyab?
-La única razón que me dieron a mí y que también alegaron en la vista oral fue que era contrario a las normas de uniformidad. Pero yo pienso que los derechos religiosos están por encima de las normas de uniformidad.

-¿Algún pasajero o alguna otra persona se quejó en el aeropuerto porque usted llevaba el velo?
-No se quejó nadie. Al contrario los días que llevé el velo algunos pasajeros me felicitaron y no tuve ningún problema. Yo atiendo al público en el handling y estoy de cara al público.

-¿Cómo fue la cascada de sanciones contra usted?
-Me pusieron siete sanciones disciplinarias, que cada vez eran más duras. Llegaron a sancionarme con dos meses de suspensión de empleo y sueldo y la empresa llegó a amenazarme con el despido. Las sanciones han sido ahora anuladas por el juzgado de lo social.

-¿Teme que Acciona recurra la sentencia ante el Tribunal Superior?
-No me preocupa mucho. No me importa nada. Ellos están en su derecho de recurrir, pero pienso que el tema de la uniformidad ha sido una excusa absurda. Pienso que se seguirán respetando mis derechos religiosos.

1 comentario:

lagarto dijo...

En mi carácter de cristiano, considero que los musulmanes en los países de acogida con fuerte tradición cristiana exigen que se respeten sus derechos y tradiciones y me pregunto si un cristiano o una comunidad cristiana podría vivir con sus tradiciones y construir templos libremente en países musulmanes, la respuesta es no categóricamente es mas serian perseguidos y asesinados.
Que alguien me lo explique.